Son responsables de garantizar el cumplimiento de las leyes y regulaciones para la prevención del lavado de dinero en las respectivas compañías, mediante la implementación y aplicación apropiadas de los procedimientos y controles respectivos, además de registrar las transacciones en efectivo de más de USD $ 10,000.