En un marco que promueve una cultura de control interno y respeto por las políticas de prevención del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, la capacitación constituye una herramienta efectiva para la preparación oficial, que permite internalizar los riesgos en esta área, profundiza la comprensión de las normas legales que rigen la prevención del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo y requieren su cumplimiento, lo que también permite a los empleados desarrollar la capacidad necesaria para detectar transacciones sospechosas a través del conocimiento adecuado del cliente y sus operaciones, contribuyendo así a la protección del grupo contra las operaciones de lavado de dinero. 

Debido a lo anterior, el personal debe participar en este tipo de capacitación, aprobarlo de acuerdo con los estándares y requisitos establecidos para dicho proceso, especialmente los funcionarios que desarrollan o participan en transacciones comerciales con clientes. 

El programa de capacitación para la prevención del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo será anual y obligatorio. Todo el personal participará, manteniendo un registro. La modalidad puede ser presencial, e-learning o lo que el Oficial de Cumplimiento considere apropiado.