Su objetivo es disminuir la probabilidad de materialización de riesgos, mediante la definición de controles, lineamientos y reglas de actuación, evitando incumplimientos al Modelo de Prevención de Delitos y las leyes
vigentes; los que, por consecuencia, ayudan a prevenir la comisión de delitos.

Entre ellas se encuentra:
Aprobación por el Directorio del Modelo de Prevención

Designación de un encargado de prevención:
La designación del Encargado de Prevención (en adelante
“Encargado de Prevención de Delitos”) será realizada por
el Directorio de Sencorp, por un períodos de hasta tres
años, el cual puede prorrogarse por períodos de igual
duración. El Encargado de Prevención de Delitos contará
con autonomía respecto de la Administración, así como
de los dueños, socios y accionistas de la persona jurídica.
Sencorp formalmente ha designado como Encargado de
Prevención de Delitos a la Sra. Paola Arangua. Esta
designación fue realizada en acta de sesión de directorio
con fecha 30 de marzo de 2020, para los efectos de la
Ley 20.393, por un periodo de 3 años, otorgando
autonomía completa en el ejercicio de sus funciones.

Identificación y análisis de riesgos de comisión de delitos
Mediante la preparación y actualización de una matriz
de riesgos, y las medidas de control para su mitigación,
el Encargado de Prevención de Delitos llevará registro de
las potenciales situaciones de riesgo y de las
responsabilidades y compromisos de cada una de las
gerencias para asegurar que los controles aplicados sean
eficientes.

Para el desarrollo del Modelo de Prevención de Delitos se
identifican todos los procesos y/o actividades que generan
o incrementan el riesgo de comisión de alguno de los
delitos de la Ley N° 20.393. Para ello, se realiza un análisis
profundo de varios procesos y actividades, y se contemplan
los posibles escenarios de riesgo de
comisión de algún delito. En este análisis, se revisa tanto
el proceso formal, es decir, el proceso según los
procedimientos, manuales u otros documentos
relacionados, como el proceso en la práctica. Para poder
determinar cómo es el proceso en la práctica, se realizan
entrevistas con directores y gerentes de distintas áreas
que sean dueños de estos procesos.

Los procesos y actividades relevantes se incorporan en
una matriz de riesgos que, para cada uno de ellos, indica
cuál es el riesgo, la probabilidad de su ocurrencia, su
impacto, los controles existentes, la efectividad de esos
controles, el riesgo residual y el o las áreas con mayor
exposición. La matriz es revisada y actualizada periódica
o esporádicamente, en caso de haber cambios que lo
justifiquen.

El Código de Ética, las Políticas corporativas de
compliance, el procedimiento de Prevención de Lavado
de Activos, los lineamientos de este instrumento, el
Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad y
todos aquellos procedimientos, manuales, protocolos
que incluyan normas en relación con el Modelo de
Prevención de Delitos y al cumplimiento legal podrán ser
considerados como controles a los riesgos identificados,
en la medida que estos instrumentos contengan
disposiciones efectivas para disminuir o eliminar los
riesgos identificados.

Para los procesos y actividades con riesgo elevado,
Sencorp elaborará documentos de control, tales como
protocolos, reglas y procedimientos. Lo anterior, con el
objetivo de que las personas involucradas en la
ejecución lo hagan de manera de prevenir la comisión de
los delitos. Los documentos serán de naturaleza general,
es decir, que se aplican en varios procesos y actividades
de la Compañía.

En coordinación con el Encargado de Prevención de
delitos y el Gerente General, cada área deberá hacerse
responsable por el desarrollo y la implementación de
los controles que les corresponden. La actuación de los
Directores Ejecutivos, Gerentes y Colaboradores deberá
ejecutarse siempre de acuerdo con los protocolos, reglas
y procedimientos establecidos.

Será esencial que todas las áreas se comprometan con la
difusión activa y capacitación a todos los colaboradores
sobre la existencia del Modelo de Prevención de Delitos
en términos generales y focalizados según las áreas de
riesgo; y el rol que le corresponde asumir a cada uno de
ellos para el funcionamiento eficaz del mismo
(programas de inducción, entrenamiento regular,
comunicación en Intranet, página web, correos masivos,
etc). Para la prevención efectiva de la comisión de los
delitos establecidos en la Ley, es imprescindible que el
Modelo de Prevención de Delitos sea conocido por todos
los colaboradores y su cumplimiento esté integrado en
sus labores regulares.

Las capacitaciones serán definidas y gestionadas por
el Encargado de Prevención de Delitos y la Gerencia de
Personas, en conjunto con cada departamento o
gerencia involucrada y de acuerdo con los programas de
capacitación e inducción establecidos. El programa de
capacitación y el programa de inducción deben
considerar y diferenciarse respecto del contenido,
profundidad y periodicidad de acuerdo con el nivel de
exposición al riesgo de comisión de Delitos.

La capacitación e inducción deberá contemplar, como
mínimo, los siguientes temas:

1. Definición de los delitos establecidos en la Ley

20.393.

2. Las políticas relacionadas a prevención de delitos, el

Modelo de Prevención de Delitos y el deber de los

colaboradores de cumplir.

3. La relevancia de la efectividad del Modelo de

Prevención de Delitos y los beneficios de un Modelo

eficaz.

4. Rol del Encargado de Prevención de Delitos.

5. Situaciones en las que la comisión de los delitos puede

ocurrir en relación con sus labores, saber cómo

reconocer estas situaciones y cómo reaccionar.

6. Cómo contribuir en la prevención de la comisión de

delitos y cómo reconocer indicios de comisión de

delitos o señales de alerta.

7. Las implicancias y posibles consecuencias de

incumplimiento del Modelo de Prevención de Delitos.

8. Procedimientos de denuncias.

9. Cómo acceder a información respecto al Modelo de

Prevención de Delitos, ya sea material o a través de

personas de contacto.

Todo trabajador de la compañía debe recibir por lo
menos una capacitación acerca del Modelo de
Prevención de Delitos, la cual podrá ser de modalidad
presencial, virtual o como parte del proceso de inducción
a nuevos colaboradores. De ello debe quedar registro,
incluyendo el nombre completo, cargo, fecha y firma de
la persona que asistió a la capacitación. De existir
modificaciones significativas en el Modelo de
Prevención de Delitos, los colaboradores deben ser
capacitados nuevamente.

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *