Sencorp SpA y sus empresas filiales y relacionadas, mantienen el más firme compromiso de cumplir fielmente la legislación vigente en cada uno de los lugares, actividades y negocios en que desarrollan sus operaciones.

Un Modelo de Prevención de Delitos es un conjunto de
funciones, deberes y controles que la empresa
implementa a fin de prevenir la comisión de delitos en el
marco de la ejecución de sus operaciones.
En Chile, al igual que en resto de los países miembros de
la OCDE, las empresas pueden ser sancionadas
penalmente, en aquellos casos que en que se verifique
que un delito cometido por uno de sus directivos,
gerentes o sus colaboradores, se ha realizado en
beneficio de la compañía, ya sea dolosamente, o porque
ésta no ha actuado con la diligencia debida para evitar su
comisión.
En Sencorp rechazamos con fuerza que cualquier tipo de
actividad delictiva pueda ejecutarse directa o
indirectamente a través de cualquiera de nuestras
operaciones.
Este documento, establece los procedimientos que
seguirá la empresa a fin de actuar con debida diligencia
en la prevención de delitos, especialmente respecto de
aquellos a los que la ley le otorga la potencialidad de
generar penas para la empresa.
No obstante, este instrumento no abarca todas las
posibilidades existentes, ni regula en detalle cada una de
las conductas que podrían estar asociadas a cada uno de
los delitos, por lo que sus disposiciones deben ser
entendidas en el marco de nuestro Código de Ética, las
políticas y procedimientos internos y la normativa
vigente en cada uno de los lugares en que operemos.
Todos somos responsables de construir una empresa con
una cultura basada en nuestros valores, en la que cada
uno de nosotros contribuye para prevenir cualquier
riesgo o situación que pueda afectar a nuestros
colaboradores, nuestra empresa y la reputación de
nuestra marca.
Contar con un Modelo de Prevención de Delitos es una
decisión voluntaria de la empresa, que le permite ejercer
adecuadamente las actividades de prevención,
detección, investigación y sanción de cualquier conducta
que ponga en riesgo la responsabilidad penal de la
compañía, sus valores y, en definitiva, conservar y
promover la vocación de hacer siempre lo correcto.

Responsabilidad penal de las personas jurídicas

Vivir en sociedad conlleva el ceder una parte de nuestra libertad individual al Estado, a fin de que éste garantice que el correcto ejercicio de los derechos de una persona no lesione los derechos de otra. Para esto, los Estados han definido un conjunto de normas que buscan regular los derechos y las obligaciones de sus habitantes.

Para asegurar el cumplimiento de estas normas o leyes,
se establecen distintos tipos de responsabilidades a
las que quedan sujetos quienes incumplan la normativa
dispuesta.
Así, la responsabilidad puede ser civil, entendiéndose
en términos muy generales- como aquella que nace del
incumplimiento de un contrato o una norma, que obliga a
quien incumple a pagar aquello que debe, y resarcir
económicamente los eventuales daños que haya
generado.
La responsabilidad también puede ser administrativa,
que es aquella que se deriva del incumplimiento de una
regulación sectorial o una disposición dispuesta por la
autoridad para regular el ejercicio de ciertos derechos
o beneficios, frente a esta responsabilidad se responde
normalmente con una multa -como las de tránsito-,
la clausura temporal o definitiva de un lugar, la perdida
de una autorización previamente concedida, etc.
Finalmente, la responsabilidad puede ser penal, y es la
que se origina por realizar conductas que se han
estimado tan graves, que merecen una sanción que
aparte al individuo que la ejecutó de la sociedad, como ir
a la cárcel, ser expulsado del país o un castigo
semejante, inhibiendo de esta forma que el mismo
individuo -u otras personas- realicen conductas
semejantes. Responsabilidad que se suma a las
anteriores.

La responsabilidad penal siempre estuvo reservada
exclusivamente para personas naturales. Sin embargo,
en diciembre de 2009 esto cambió con la publicación de
la Ley 20.393 (en adelante la “Ley”), que establece por
primera vez en nuestro país, la responsabilidad penal de
las personas jurídicas por la comisión de ciertos delitos,
siempre y cuando éstos sean cometidos directa e
inmediatamente en su interés y para su provecho, por sus
responsables, ejecutivos principales, representantes o
quienes efectúen actividades de administración y
supervisión, y por los empleados que estén bajo la
dirección o supervisión directa de aquellos, siempre que
el delito fuere consecuencia del incumplimiento de la
empresa, de los deberes de dirección y supervisión.
Inicialmente, la Ley se focalizó en tres delitos: cohecho a
funcionarios públicos, lavado de activos y financiamiento
del terrorismo. Sin embargo, en los años subsiguientes se
fueron agregando nuevos delitos a la Ley, haciendo
penalmente responsables a las empresas que no han
cumplido adecuadamente sus actividades de
administración y supervisión, de un catálogo cada vez
más amplio de conductas, asociadas a aquellos delitos
que se estiman lesionan más profundamente la sociedad,
por una parte, y que tienen la potencialidad de
corromper el funcionamiento de una organización,
correspondiendo algunos de estos delitos a actividades
lucrativas que, expresa o implícitamente, pueden formar
parte del modelo de negocios de una compañía.
Actualmente la Ley establece catorce delitos con la
capacidad de generar responsabilidad para las
personas jurídicas.

Objetivo

El objetivo principal del presente Modelo de Prevención de Delitos de Sencorp SpA es la prevención, enfocándose en medidas que mitiguen potenciales riesgos que pudieren existir en nuestra empresa, promoviendo un entorno de control alineado con nuestros valores y principios.

FOMENTAR UN AMBIENTE
DE PREVENCIÓN

Que sea efectivo, eficiente y oportuno, mediante
mecanismos concretos de prevención y mitigación
de los riesgos de comisión de delitos a los que la
compañía se expone.

CONSOLIDAR LA CULTURA DE
CUMPLIMIENTO CORPORATIVA

Que tiene base en las buenas prácticas, el rechazo a
cualquier conducta irregular y/o delictiva, ilícita o
contraria a nuestros principios y compromisos
éticos y/o al incumplimiento de las leyes vigentes.

Alcance

Este instrumento es aplicable a Sencorp SpA, incluyendo a sus directores, gerentes y todos sus colaboradores.

Del mismo modo, este Modelo de Prevención de Delitos
será adoptado por cada una de nuestras empresas filiales
o relacionadas, en las que ejerzamos el control o
funciones de administración.
Además, la administración deberá asegurar que el
cumplimiento de sus disposiciones se incorpore:

1. En los contratos de trabajo.

2. En el Reglamento Interno de Orden, Higiene

y Seguridad.

3. En los contratos con proveedores.

4. En los contratos con socios comerciales.

5. Toda relación con terceros.

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *